Viajes con alergias y asma

- El aire de los aviones es muy seco. Use aerosol nasal salino una vez cada hora para mantener húmedas sus membranas nasales. Esto le ayudará a estar más cómodo durante y después del vuelo.

- Por Barco
Cuando haga sus reservas para tomar un crucero, si tiene asma o alergias fuertes, pregunte por las calificaciones del personal médico y la disponibilidad de atención médica adecuada mientras esté a bordo del barco. Reiteramos que, si tiene alergias a ciertos alimentos, debe llevar consigo epinefrina inyectable para cualquier posible reacción alérgica grave.

- Si tiene el trastorno dérmico conocido como eczema, tenga en cuenta que la mayor exposición al agua y al sol puede agravar sus síntomas. Puede protegerse algo lubricando la piel con un ungüento medicado o loción sin receta.

Tenga presente que cuando viaje, el clima y la temporada de su destino también dictarán su exposición a alérgenos e irritantes específicos. En climas húmedos tropicales, puede verse más expuesto a alérgenos como ácaros, mohos presentes en el aire y polen específico. En climas fríos y húmedos, puede verse expuesto a más ácaros del polvo en la casa y mohos de interiores. El aire frío en ambientes gélidos y secos también puede ser irritante para los asmáticos.

- Orígenes de los alérgenos
Muchos viajeros se quedan en hoteles. Los cuartos de los hoteles, no obstante, a menudo contienen grandes concentraciones de ácaros de polvo y mohos en alfombrados, colchones y muebles tapizados que pueden empeorar sus síntomas de alergia y asma. Las emanaciones irritantes de los productos de limpieza pueden causarle problemas también.

- Cuando haga sus reservas de hotel, pregunte si hay cuartos antialérgicos disponibles. Si es sensible a mohos, pida un cuarto soleado y seco, alejado de áreas cercanas a piscinas techadas. Asimismo, si tiene alergias a algún animal, pregunte por las normas del hotel referentes a las mascotas, y pida un cuarto que no haya hospedado animales. Las personas alérgicas a los ácaros del polvo pueden preferir llevar sus propios cobertores a prueba de polvo, con cremallera, para almohadas y colchones, o ropa de cama personal.

Si se queda en una cabaña en un bosque o cerca de una playa, asegúrese de que la limpien y aireen totalmente antes de su llegada. Esto puede reducir las concentraciones de ácaros de polvo y concentraciones de moho.

Visitas a parientes y amigos
Los ambientes interiores, especialmente durante festividades, pueden ser fuentes significativas de peligros alérgicos potenciales. Los ácaros del polvo en las decoraciones de Navidad; el moho en los árboles de Navidad, las hojas mojadas y los troncos de las chimeneas; y los potpourri, velas y desodorantes ambientales de fragancias fuertes pueden desencadenar síntomas de alergia o asma. Las rejillas de ventilación pueden también soplar ácaros del polvo y mohos acumulados.

Los alérgenos animales, que se hallan en la caspa, saliva u orina de las mascotas, pueden ocasionar problemas aun cuando la mascota se haya puesto afuera o haya salido del cuarto. Tarda meses que el residuo alérgico de una mascota de interior ya no cause síntomas, así es que es mejor evitar quedarse en las casas de amigos o parientes cuyas mascotas desencadenen sus síntomas alérgicos.

Las personas con alergias a los alimentos deben tener cuidado al ingerir especialidades navideñas, muchas de ellas pueden contener alérgenos significativos ocultos como cacahuetes, nueces de árboles, huevos, leche, trigo o mariscos y crustáceos.

Si usted tiene alergias al polen de temporada que se halla en áreas donde viven parientes o amigos, trate de evitar visitarlos cuando sea la época del polen. Ya sea que se quede con parientes o amigos, la clave es hablar con ellos antes de la visita para evitar potenciales dificultades.

-Nuevas experiencias
Las actividades como ir de camping pueden ser divertidas, pero también pueden aumentar su contacto con el polen exterior así como sus posibilidades de encontrar insectos que pican como abejas, chaqueta amarilla y avispas. Las personas con estas alergias deben tomar las precauciones adecuadas, tales como evitar salir de camping durante las temporadas de polen en el caso de quienes tienen alergias al polen, contar con los medicamentos adecuados y llevar consigo epinefrina inyectable para tratar reacciones a insectos picadores. (Quienes experimenten una reacción grave alérgica a los insectos deben también obtener inmediato tratamiento médico de urgencia).

Si está participando en un deporte extenuante, con el cual no esté familiarizado, asegúrese de sentirse cómodo con su nivel de actividad y de vigilar su respiración. Por ejemplo, cuando escalen montañas, las personas con asma deben tener especial cuidado al considerar subir más allá de 5000 pies (1524 metros), donde disminuye la cantidad de oxígeno en el aire. Los asmáticos también deben tener cuidado al esquiar o practicar deportes de invierno, dado que el aire frío puede desencadenar ataques de asma.

-Prática de la prevención
Si viaja con asma o alergias, siga estas recomendaciones cuando planee un viaje:
Si tiene síntomas de alergia activos o asma inestable, sométase a un examen antes del viaje.

Empaque todos los medicamentos que vaya a necesitar en su viaje dentro de su bolso, portadocumentos o equipaje de mano, para que no los pierda si se retrasa el resto de su equipaje. Asegúrese de llevar más que suficiente, y guárdelos en sus envases originales, que indican las instrucciones sobre cómo tomar los medicamentos y obtener más. Asimismo, al volar al extranjero, el envase original identifica los medicamentos para los funcionarios de la aduana.

Lleve un medidor de flujo máximo, un plan de control del asma y el número telefónico de su médico. Asimismo, tenga a mano sus medicamentos de emergencia, que pueden incluir antihistamínicos, broncodilatadores, epinefrina autoinyectable y una breve dosis de corticosteroides.

Recuerde la disponibilidad de nebulizadores portátiles y, si viaja al extranjero, verifique la corriente eléctrica local y los adaptadores para los enchufes eléctricos.

Si cruza varias zonas horarias, calcule las diferencias de hora para que las dosis de medicamentos puedan mantenerse constantes.

Continúe su inmunoterapia alérgica ("inyecciones alérgicas") si va a viajar por largos períodos. Es importante que continúe esta terapia que debe administrarse según las pautas recomendadas: con la supervisión de un médico durante al menos 20 minutos después de la inyección, y teniendo adrenalina inyectable disponible para tratar reacciones adversas. Si es posible, es mejor lograr dosis de mantenimiento de la inmunoterapia alérgica antes de salir de viaje. Si viaja al extranjero con extractos alérgicos, asegúrese de que estén rotulados claramente con su nombre exactamente como aparece en su pasaporte, y que estén refrigerados en todo momento.

Antes de viajar al extranjero, obtenga el nombre de un especialista en alergias de la AAAAI que practique en su área de destino, llamando a la línea de recomendaciones de médicos e información de la American Academy of Allergy, Asthma and Immunology, 1-800-822-2762, o al Sistema de recomendaciones de médicos en el sitio Web, www.aaaai.org.

Obtenga seguro médico para viajes.
Si toma en cuenta los peligros potenciales y las precauciones adecuadas se puede asegurar un viaje agradable para quienes tienen asma y alergias. ¡Bon voyage!

Su especialista en alergias/inmunólogo puede proporcionarle más información sobre los viajes con alergias y asma

CONTACTENOS

  • Dirección :Rca.Dominicana 1002 Esq. Amistad - Barrio Jara Paraguay
  • Email :consultas@clinicaguggiari.com.py
  • Telefono: 021-212336 / 021-212453
    021-212454
  • Rastreo Automático: 021-212770
  • Celular : (0983) 409 191