LABORATORIO DE FUNCION PULMONAR

       “La espirometría es la principal prueba de función pulmonar, y resulta imprescindible para la evaluación y el seguimiento de pacientes con  enfermedades respiratorias como el asma alérgico”

Espirometro    Las principales indicaciones de la espirometria son :

Para obtener un Diagnóstico :

1. Evaluación de síntomas o signos respiratorios
2. Medición del efecto de la enfermedad sobre la función pulmonar
3. Evaluacion de pacientes en riesgo de enfermedad pulmonar, principalmente:
4. Fumadores de más de 35 años y al menos 10 paquetes/año
5. Persistencia de síntomas respiratorios, incluyendo disnea, tos,
expectoración, sibilancias o dolor torácico
6. Exposición laboral u ocupacional a sustancias tóxicas que causan
afectación respiratoria
7. Evaluación del riesgo de procedimientos quirúrgicos, especialmente
torácicos o abdominales altos
8. Estimación de gravedad y pronóstico en enfermedades respiratorias
o de otros órganos que afecten a la función respiratoria
9. Valoración del estado de salud antes del inicio de programas de actividad
física intensa
10. Examen físico rutinario

 

Para Monitoreo de la función pulmonar del paciente :

1. Evaluación del efecto de intervenciones terapéuticas
2. Monitorizar el curso de enfermedades que afecten a la función pulmonar
3. Monitorizar a personas expuestas a sustancias potencialmente tóxicas
para los pulmones, incluyendo fármacos
4. Evaluación del deterioro/discapacidad
5. Programas de rehabilitación
6. Evaluación de disfunción por seguro médico y valoraciones legales
(seguridad social, peritajes, etc.)

En que consiste la prueba al broncodilatador?
La prueba de reversibilidad de la limitación al flujo aéreo, comúnmente denominada prueba de broncodilatación, consiste en la medición de la función pulmonar antes y después de administrar un broncodilatador de acción rápida.
El estudio de la reversibilidad bronquial está indicado ante la sospecha de asma, en la obtención de una espirometría obstructiva por primera vez, para evaluar la posible respuesta adicional o regímenes alternativos de tratamiento en pacientes con reversibilidad conocida y cuyo FEV1 permanece por debajo del 80% del predicho (o del valor basal conocido) a pesar del tratamiento, para determinar el grado de discapacidad y para la evaluación preoperatoria cuando existe limitación al flujo aéreo.

    PRUEBAS DE PROVOCACION BRONQUIAL

El asma bronquial es una enfermedad que presenta obstrucción variable de las vías aéreas, por lo que muchos pacientes tienen periodos de función normal seguidos de otros en que ella está alterada. Por esta razón algunos pacientes, especialmente los más leves, pueden consultar en periodos en que su examen físico y pruebas funcionales resultan normales. Si en estos enfermos no se ha demostrado previamente el diagnóstico de asma, puede ser necesario efectuar una prueba de provocación con fármacos que causan contracción del músculo liso para demostrar una función anormal de sus vías aéreas.
Las pruebas de provocación bronquial tienen como propósito demostrar la hiperreactividad bronquial, que consiste en una respuesta anormal a la administración vía aerosol de metacolina o histamina, fármacos que causan contracción del músculo liso y, por lo tanto, obstrucción de las vías aéreas.
La prueba de provocación se efectúa administrando dosis crecientes de un aerosol de una solución con uno de estos fármacos, de acuerdo a un método prestablecido. Después de cada dosis se mide el VEF1 y se lo compara con el observado en condiciones basales.
Para propósitos clínicos se informa la PC20, que es la concentración del fármaco que causa una caída del 20% respecto al VEF1 basal. El valor normal es mayor a 8 mg/ml tanto para metacolina como para histamina. Se puede emplear cualquiera de estos fármacos, aunque la metacolina produce menos efectos sistémicos.
La hiperreactividad bronquial se observa también en EPOC y en otras enfermedades respiratorias, por lo que las pruebas de provocación bronquial deben ser interpretadas en el contexto clínico. De especial importancia es que grados leves de hiperreactividad bronquial pueden observarse durante y algunas semanas después de una infección aguda de las vías aéreas. Por lo tanto, para evitar resultados falsos positivos, esta prueba debe realizarse 6 semanas después de un episodio de infección.

En algunos pacientes asmaticos o no asmaticos, suelen presentarse casos de hiperreactividad asociada a ejercicios físicos. En estos pacientes puede efectuarse una prueba de provocación con ejercicio, observandose una caída del FEV1 posterior a un estimulo físico.-

CONTACTENOS

  • Dirección :Rca.Dominicana 1002 Esq. Amistad - Barrio Jara Paraguay
  • Email :consultas@clinicaguggiari.com.py
  • Telefono: 021-212336 / 021-212453
    021-212454
  • Rastreo Automático: 021-212770
  • Celular : (0983) 409 191